martes, 17 de noviembre de 2015

Viernes 13 de Octubre de 1307, caen los Templarios


Viernes 13 de Octubre de 1307, caen los Templarios

Como es sabido el viernes 13 de octubre de 1307, Los Caballeros de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, más conocidos como Caballeros Templarios, fueron apresados y ajusticiados. Algunos de ellos, incluido su Gran Maestre Jacques de Molay, fueron retenidos y sometidos a torturas durante los siguientes 7 años, hasta acabar quemados en la hoguera.

Esta Orden se había mantenido activa durante casi dos siglos. Fundada en un principio por nueve Caballeros franceses con Hugues de Payens a la cabeza tras la Primera Cruzada, su propósito oficial era el de proteger a los peregrinos que iban a la ciudad santa de Jerusalén. Aprobada en un principio por la Iglesia Católica y bajo la protección y asesoramiento de San Bernardo de Claraval, de quien se dice fue el último Druida, la Orden crecería rápidamente, llegando a alcanzar un poderío y esplendor que suscitaría los celos y desataría la codicia del Rey de Francia, Felipe IV, quien no se detendría ante nada para hacerse con sus bienes, llegando incluso a acusar de herejía al papa Bonifacio VII, mandar envenenar al Papa Benedicto XI y haciendo nombrar al Papa Clemente V, hasta conseguir sus fines.

Si bien esta es la historia oficial, muchos misterios rodean a esta Orden y a su desaparición, por cierto nunca conseguida del todo, ya que los miembros que lograron escapar fundaron otras Órdenes con otros nombres en diferentes países, algunas de las cuales, según se dice, habrían perdurado hasta nuestros días.

Además de tener aquí un recuerdo para los Caballeros Templarios que cayeron aquel día y que todos los iniciados debemos recordar, daremos unas cuantas curiosidades a propósito de esta fecha, considerada para la una gran mayoría de gente, como fatídica y de mala suerte.

En efecto, el viernes 13 es considerado un día de mal augurio en las culturas occidentales, pero ¿fue siempre así?

Pues en realidad no, en la antigüedad y para casi todos los pueblos el número 13 era un símbolo de buena suerte, pues era el número de lunas llenas que había en un año.

13, eran por ejemplo, el número de baktuns en la cuenta larga del calendario maya.

Para nosotros occidentales, el 13 comenzó a ser considerado un número de mala suerte, al parecer, en el cristianismo, pues 13 eran los comensales de la Última Cena. Y, como curiosidad (quien sepa interpretar que interprete) en el capítulo 13 del Apocalipsis se describe la llegada del anticristo.

Aunque no deja de ser curioso, que la Iglesia considere que el cristianismo se expandió gracias a 12 apóstoles más una mujer, maría, la madre de Jesús, lo que vuelven a dar un número de 13. Más tarde, tras su ascensión, sería reemplazada por Pablo, considerado como un apóstol, aunque nunca conociera personalmente a Jesús de Nazaret. Seguimos en el número 13.

También eran 13, al parecer, el número de Iglesias cristianas antes de proceder a su unificación y 13 las primeras basílicas cristianas construidas.

Pero veamos que ocurría en otras culturas:

– En la corte de Zeus, los dioses del Olimpo, eran 12 más él, lo que dan un número de 13

– Freye, en la mitología germánica, era l diosa vinculada al 13 y era la diosa del amor y la belleza.

– En la leyenda nórdica del Valhalla, el invitado número 13 era el dios maligno Loki

– Los antiguos egipcios, establecían que la muerte era la decimotercera fase del ciclo de la vida, por lo que consideraban que el número trece representaba la nueva existencia, era el camino hacia la morada de los dioses, un viaje al más allá.

– 13 es el número de monjes Shaolin que vencieron a las tropas de Wang Renze y ayudaron a establecer la dinastía Tang en China.

Y así podríamos seguir, poniendo un gran número de ejemplos, donde el 13 es considerado tanto bueno como malo.

La caída de los Templarios, provocó que el viernes 13 fuese considerado desde entonces un símbolo de mala suerte, sobre todo en los países de tradición anglosajona, donde una gran mayoría de Templarios fueron a buscar refugio. Hasta el punto de omiten el número 13, en calle, plantas y habitaciones de hoteles y hospitales. Respecto a estos últimos, en muchos hospitales, no se realizan operaciones quirúrgicas, los viernes 13. Solamente en los EE UU , se pierden más de 900 millones de dólares en ganancias, debido a cancelaciones de viaje en viernes 13 en la aerolíneas.

En los países de influencia latina, por el contrario, este rango lo ostenta en martes 13, ya que a la malignidad del número se une el que es el día dedicado al dios Marte, dios de de la guerra y los conflictos.

Como otra curiosidad diremos que:

– La Luna de 13 órbitas completas al cabo de un año alrededor de la Tierra

– durante cada semana el planeta Tierra gira 7 veces mientras se traslada una distancia en la que el Sol cabe 13 veces.

– 13 semanas es la duración de cada estación.

– En 8 años u 8 órbitas de la Tierra, el planeta Venus da 13 órbitas. Es el ciclo pentagonal entre la Tierra y Venus.

– cada viernes 13 llega exactamente 13 semanas después del anterior.

– Durante este año 2012 ha habido 3 viernes 13 (13/01, 13/04 y 13/07). No se repetirá hasta el 2015.

En cualquier caso el 13 no deja a nadie indiferente, es un número que amas u odias.

En cuanto a su simbolismo se podrían escribir ríos de tinta, pero como para muestra un botón, nos contentaremos con dar algunas ideas:

– En los rituales egipcios, se debían realizar en el templo de iniciación, trece pasos. Seis pasos, representaban la audacia, la certeza, la voluntad, los objetivos, el deseo y el coraje, estos se debían realizar hacia delante y para representar que cada paso realizado hacia delante estaba meditado, se realizaban seis pasos hacia atrás. Por último, el paso número 13, servía para cruzar, de modo simbólico, la puerta que los conduciría a la nueva vida, a la nueva existencia.

– En los estudios de Pitágoras, de la disciplina numerología, el número 13 pasa a ser el número de la evolución y del crecimiento. También este número sirve para que el buscador de lo místico, usándolo adecuadamente, pueda abrir las puertas del conocimiento.

– El número 13 iniciáticamente, simboliza el velo de los maestros, que podrá ser levantado una vez que el iniciado haya alcanzado la iluminación perfecta, una vez que el cuerpo, la mente y el espíritu se hayan purificado.

– En el Tarot, el 13, arcano de la muerte, cierra el ciclo básico, limpia los errores del pasado y abre un nuevo ciclo en otro plano.

En cuanto al viernes 13 de octubre que nos ocupa, es el día 286 de año (2+8+6= 16=7 en reducción teosófica). Quedan 79 días para terminar el año (7+9=16=7 en reducción teosófica). Lo que nos da que desde el principio hasta el final del año tenemos el número 7, que es el número central del propio 13.

Fuente: Abacum