viernes, 20 de noviembre de 2015

La Masonería y el Arte Real


La Masonería y el Arte Real
Q.·. H.·. Edgar Perramón, M.·. M.·.
R.·. L.·. Lautaro 197. Or.·. de Caracas, Venezuela.

La Masonería surgió, como se sabe, en Inglaterra a comienzos del Siglo XVIII, en 1717.

Hacia el comienzo del Siglo XVIII las antiguas logias de constructores se encontraban en precarias condiciones como lo señala Findel en la “Historia General de la Masonería”.

La Masonería moderna nació cuando los constructores prácticos se unieron a los construc­tores teóricos, cuando los masones especulativos, enseñando la filosofía y la moral, fueron recibidos en las logias compuestas hasta entonces por obreros que levantaban edificios materiales.

Los historiadores de la Masonería llaman Arte Real al que cumplieron esos obreros y alba­ñiles de la construcción durante toda la Edad Media (Siglos V-XV) y que formaban guildas y cofradías que se reunían periódicamente para confraternizar.

Esos obreros de la Masonería de Obra trabajaban directamente con las herramientas con que se ganaban su subsistencia. Poco a poco las fueron abandonando por la precaria situ­ación económica de comienzos del Siglo XVIII en que la construcción fue, prácticamente, paralizada. Los masones aceptados, que habían sido admitidos en las guildas y cofradías sin ser pro­piamente obreros manuales, conservaron los términos técnicos en uso y los signos que se referían simbólicamente al arte de la construcción de los templos, dándoles un sentido más moral y filosófico, abandonando para siempre la enseñanza del arte gótico.Esa actividad de los constructores operativos es lo que suele llamarse el Arte Real, el Arte que ponían en sus bras, el Arte Real para levantar enormes y bellas construcciones durante toda la Edad Media y que aún hoy son dignas de admiración.

En 1717, el notable hombre de ciencias, Jean Theophile Desaguliers, miembro de la Aca­demia Real de Londres, se propuso, junto con otros distinguidos masones aceptados, como el erudito antropólogo y anticuario George Payne y el teólogo James Anderson, poner en marcha un proyecto destinado a fundar una Gran Logia, lo que, efectivamente, se hizo en Londres, en la Posada del Manzano, el 24 de junio de 1717. Se eligió, como primer Gran Maestro, a Anthony Sayer, de cuya vida muy poco se sabe todavía.

A George Payne le correspondió recopilar toda la documentación masónica existente la que publicó como las “Treinta y Nueve Ordenanzas Generales” que se pusieron en prác­tica desde 1721 y que constituyen hoy, junto con el Manual Regio de 1390, el Manuscrito Cooke de 1420 y el Libro de las Constituciones de James Anderson de 1723, los cuatro principales documentos de la Masonería Especulativa.

La Masonería de Obra no tuvo los tres grados simbólicos como hoy los conocemos. Al parecer sólo existía el grado de Compañero del oficio y, después, se fue modelando la ceremonia de ingreso como el grado de Aprendiz. El grado de Maestro llegó más tarde, en 1738, pero cuando ya estaba funcionando la Masonería Especulativa, fundada, como decimos, en 1717.

Todos los estudiosos de la Masonería dicen que el Grado de Maestro es el más importante de la Orden, al que Oswald Wirth llama, en su libro “El Libro del Maestro”, el “supremo grado de la jerarquía masónica”. La Masonería Escocesa sería entonces el estudio detenido, en cada uno de sus grados, del propio Grado Tercero para que los Maestros sean cada día mejores masones en las logias simbólicas. Es decir, la Masonería Escocesa sería un impor­tante curso de perfeccionamiento para Maestros.

El Arte Real, que durante la Masonería de Obra se aplicó en cada construcción con estabi­lidad y belleza, hoy se aplica en cada espíritu para que cada masón trabaje mejor el suyo, con una alta moral y teniendo en vista los valores de libertad, igualdad y justicia social, solidaridad y fraternidad como los más elevados fines humanistas de la Masonería.

El Arte Real tiene un sentido netamente espiritual y eminentemente ético.

DEL PEQUEÑO MANUAL MASONICO. EDICION ESPECIAL 25 ANIVERSARIO DE LA RESP.·. LOG.·. LAUTARO Nº 197 AÑO 2010