martes, 6 de enero de 2015

¿Qué pasa cuando dos masones se enfrentan en una guerra?

Galos
Garibaldi (Simb.·.)

El cuatro de agosto, hace un siglo a las diez y cincuenta de la noche, se produjo la declaración de guerra de Gran Bretaña y le fue entregada al embajador alemán. Como todo el mundo sabe esto fue parte del efecto dominó que produjo el asesinato del Archiduque Franz Ferdinand del Imperio Austro-Húngaro, que sumió al mundo en la Primera Guerra Mundial.
El aniversario de este evento me ha llevado a pensar en cómo los masones se han enfrentado entre sí en el campo de batalla casi desde el inicio de la masonería especulativa a mediados de los años 1700.

Se sabe que hubo prisioneros de guerra franceses en Gran Bretaña a los que se les permitió formar Logias y adherirse a trabajos en su Gran Logia.

El preso de guerra en libertad condicional por aquella época era esencialmente un preso (generalmente oficiales) que se encontraba recluido en alojamientos civiles con el acuerdo tácito de que no iba a tomar las armas, intentar escapar o reunirse con sus fuerzas. Un curioso pacto a los ojos modernos, pero dio lugar a algunas de las primeras visitas de masones extranjeros a Logias inglesas que fueron recibidos con los saludos fraternales, a pesar de que habían sido combatientes enemigos. Esto marcó una pauta para los masones en lados opuestos de las trincheras para el futuro.

Si damos un salto a la revolución americana podremos encontrar una vez más Hermanos confrontados por la guerra. La gran mayoría de nosotros sabemos acerca de los masones que firmaron la Declaración de Independencia y de figuras como George Washington y Benjamin Franklin, pero había muchos más.

Muerte del General Warren en la batalla de Bunker Hill ( John Trumbull)
Muerte del General Warren en la batalla de Bunker Hill ( John Trumbull)

Por ejemplo, el Gran Maestro de de la antigua Gran Logia Provincial de Massachusetts, el general Joseph Warren, fue asesinado por el líder de las tropas estadounidenses en la batalla de Bunker Hill, su Hermano masón Dr. John Jeffries apoyado por los británicos.

A menudo, el sentimiento fraternal se muestra a aquellos a los que recientemente habían luchado unos contra otros. Esto está ampliamente ilustrado por los acontecimientos que rodearon la captura de la Orden y las Insignias de la Logia a la que pertenecieron los británicos del 17º Regimiento de Infantería por parte de las fuerzas revolucionarias. Todo le fue devuelto, bajo guardia, al regimiento con una nota que decía:

“Hermanos, cuando la ambición de monarca, o los intereses discordantes de los Estados, convocan a sus súbditos a la guerra, y como los masones estamos desprovistos del resentimiento que estimula a la desolación mediocre y, aunque nuestros sentimientos políticos nos puede impulsar en la disputa pública, seguimos siendo hermanos, y (nuestro deber profesional aparte) debemos promover la felicidad y avanzar en el bien de la otra parte. Acepte, por lo tanto, a manos de un hermano, la Constitución de la Logia Unidad, N ° 18, del 17 Regimiento británico, que sus desgracias finales han puesto a mi alcance para restaurar a usted. – Soy su hermano y siervo obediente, Samuel H. Parsons.

Samuel Parsons, general del ejército que había derrotado a la 17a.”

Durante la Guerra Civil Americana como era natural, encontramos de nuevo masones luchando contra masones.

En la primera batalla de Manassas (1861) un oficial de la Unión, el Coronel Raynor fue herido y hecho prisionero por las fuerzas confederadas. Raynor fue al principio insultado e incluso le alcanzó un disparo de un soldado de caballería confederado. Por fortuna éste le trasladó a una ciudad cercana salvando así su vida, gracias a un cirujano que trató su herida. Éste le ofreció dinero si lo necesitaba. El soldado se llamaba J.H. Lemmon de la Caballería de Radford. Cuando Raynor le dio las gracias por todo, Lemmon señaló un pin masónico que Raynor llevaba y declaró:

“Sólo puedo esperar que pueda conseguir el mismo trato de sus hombres si alguna vez caigo en sus manos. Si alivia las angustias de un Hermano cuando caiga en su poder, me veré bien pagado “

La historia de L.J. Williams de Nueva York, no es menos interesante. Antes de salir con el ejército de la Unión se le inició en los misterios del Primer y Segundo Grado. Fue capturado por las fuerzas confederadas y fue internado como prisionero de guerra en Savannah, Georgia. Entró en contacto con la Gran Logia de Nueva York, que en contacto con la Gran Logia de Georgia, accedió a que Williams pasara al Tercer Grado en una Logia de Savannah.

Una noche, ante su estupefacción, fue sacado de su celda y, vestido con su uniforme azul, le condujeron a una habitación en la Logia donde todos los oficiales vestían sus uniformes grises. Fue guiado hasta el Tercer Grado y aclamado como un amigo y Hermano de los soldados confederados presentes. Más tarde, esa noche se escapó, o como más tarde él mismo relató, no tanto escapó, sino que le metieron en un barco y acabó en terreno neutral. Cuando se le preguntó por los nombres de los que le ayudaron a escapar de él simplemente lo atribuiyó a “Hiram”.

baphom11Ahora llegamos a la Primera Guerra Mundial, que si bien tenemos la imagen de ella con barro, sangre y trincheras, también se le conoce como “la guerra del último caballero”, al considerar la forma en que fueron tratados los prisioneros.

Debió sentir una gran sorpresa cuando en el 18 de diciembre de 1914, el Gran Secretario alemán, recibió una carta firmada por 112 Hermanos civiles ingleses que habían sido encerrados al inicio del conflicto, deseando al Gran Maestro y la Gran Logia una Feliz Navidad. Cuando la carta fue leída en la Gran Logia a los Hermanos, se estableció un fondo para enviar alimentos e implementar más comodidades para los internos, un gesto que las autoridades alemanas continuaron aplicando durante todo el conflicto.

Entre los prisioneros de guerra, tanto los capturados por Alemania como por el Imperio Otomano, hubieron Logias que solicitaron su consagración, a menudo con la ayuda de lospropios mandos que les capturaron. Fue una marcada diferencia entre las actitudes mostradas en la futura Segunda Guerra Mundial.

Como ejemplo final, podemos observar la aparición de un oficial turco y masón que había de llegar a ser muy famoso en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, Mustafa Kemal, fue más tarde llamado Ataturk (Padre de los turcos) y es ampliamente considerado como el padre de la república turca y su primer presidente.

En la década de 1930, en Londres, el Salón del masón fue construido como un monumento permanente a los hermanos británicos que perdieron sus vidas en la Primera Guerra Mundial, en el atrio del Gran Templo. Se trata un ataúd de bronce con un pergamino que lleva todos sus nombres y un vitral con el Ángel de la Paz, para recordar a todos los que entran al templo.

auschwitz_1La Segunda Guerra Mundial no trató amablemente a la masonería. Como muchos lectores ya saben, los masones fueron perseguidos como parte del holocausto de Hitler y unos 200.000 fueron asesinados. Naturalmente, este nivel de persecución anuló prácticamente cualquier tipo de actividad masónica en campos de prisioneros de guerra, pero aún así sucedió.

Las herramientas de trabajo fueron fundidas y hechas piezas de chatarra en los campos de concentración, aunque se crearon falsos “grupos de audición de música” como pretexto para que los masones pudiesen celebrar sus reuniones, y cuyos sonidos fueron ahogados por un gramófono .

Otra historia es la de un “grupo de oración”, cuyos miembros le preguntaron a un guardia alemán si podía sentarse afuera para evitar ser perturbados, probablemente la única Tenida que jamás haya sido escuchada por un soldado de la Wehrmacht uniformado.

Los prisioneros capturados en el Lejano Oriente, bajo el yugo japonés lo tenían peor, dado el infrahumano tratamiento que los prisioneros de guerra obtenían, pero aún así la actividad masónica tuvo lugar cuando fue posible. Un interno civil vio a otro acostado sobre una alfombra que representaba un tablero de damas, y cuando le descubrieron, declaró que el individuo era un compañero masón que había tomado la alfombra como colchón para que pudiera ser utilizado en una logia secreta.

Pero a pesar de toda la opresión oficial algunos masones alemanes todavía estaban dispuestos a conservar recuerdos personales de índole masónica. En África del Norte, tropas estadounidenses inspeccionaron unos tanques destruido tras un combate y descubrieron a un soldado alemán muerto que portaba un anillo masónico.

Tras este descubrimiento un masón del grupo buscó a varios Hermanos y un Capellán y le proporcionó al alemán un entierro masónico. Un gesto de respeto nos devuelve a las palabras de la carta del general Parsons:

“Hermanos, cuando la ambición de monarca, o los intereses discordantes de los Estados, convocan a sus súbditos a la guerra, y como los masones estamos desprovistos del resentimiento que estimula a la desolación mediocre y, aunque nuestros sentimientos políticos nos puede impulsar en la disputa pública, seguimos siendo hermanos”

Y así, siempre y cuando los masones nos encontremos en oposición, a través de la fidelidad a su tierra natal con suerte este sentimiento de fraternidad seguirá prevaleciendo.